¿Quién es más agresivo el gato o la gata?

¿Qué es la agresión en los gatos?

Es un comportamiento amenazante o dañino hacia una persona, otro gato u otros animales en respuesta a algo que el felino siente como una amenaza o quiere conseguir.

Tenga en cuenta el lenguaje corporal para identificar el comportamiento agresivo, que puede ser tanto ofensivo como defensivo.

Por ejemplo, los gatos machos pueden volverse más agresivos, orinar e intentar escapar de la casa cuando alcanzan la madurez sexual. Sin embargo, las gatas tienden a ser más cariñosas y algunos gatos tienden a frotarse contra casi cualquier cosa y son más vocales.

Agresión redirigida

Cuando es atacado por un persona o un gato que les intimida y hacia la que se sienten más débiles, los gatos pueden desahogar su ira sobre una persona hacia la que se sienten más fuertes. Podrías ser tú porque sabe que lo amas y cree que eso te hace vulnerable. Márcale el sistema de jerarquías desde el principio, haciéndole ver que estás al mando sin quitarle su correspondiente dosis de amor.

Los gatos domésticos son bastante solitarios y selectivos, por lo que no confían. ellos a cualquiera. En el caso de que un extraño o una persona no autorizada entre en su territorio, lo normal es que el gato reaccione de forma agresiva para repelerlo. Una forma de evitar este tipo de problemas es socializarlo desde pequeño, para que aprenda a convivir con otras personas y animales porque entienda que no siempre estará solo.

Por géneros de gatos

Si tu gato es agresivo con tu otro gato, puede ser porque son dos machos sin castrar o dos hembras sin castrar, lo que puede generar dificultades para compartir el espacio. Otra causa de conflicto puede ser un conflicto de personalidad felina. Por lo general, los gatos no eligen a sus compañeros de cuarto y, a veces, los humanos simplemente no eligen al compañero adecuado.

En algunos casos, sin embargo, los gatos se llevan bien hasta que sucede algo aterrador o desagradable (como fuegos artificiales o el olor de la clínica veterinaria) está asociado con el otro gato. En otros casos, las relaciones cambian a medida que los gatos crecen. Si un gato alcanza entre uno y tres años de edad y surgen problemas, la maduración social puede ser un factor.

Deja un comentario